martes, 23 de septiembre de 2014

Panorama Geopolítico y Guerras por los Recursos Energéticos

Como comenté en la presentación del blog, la situación geopolítica actual esta muy caliente, y sin visos de enfriarse, ya que en este juego de hegemonías parece no haber lugar a la diplomacia y a la cooperación internacional.

La potencia hegemónica actual desde el fin del la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU., atraviesa una crisis económica sin precedentes, que han podido sobrellevar de forma más "digna" que muchos otros países gracias a que su moneda, el Dólar, es la moneda de referencia a nivel internacional, y controla algo tan importante como el comercio del petróleo. De esta forma, los EE.UU., a través de la Reserva Federal, ha llevado a cabo políticas económicas expansivas sin precedentes en su historia, y ha exportado su inflación por todo el mundo.

Histórico de la deuda pública de los EEUU


Pero, ¿Qué pasa cuando ciertos actores empiezan a intentar "salir" de esta situación? Los BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica) llevan tiempo organizando una forma de independizarse económicamente y soberanamente del yugo del Dólar. Propuestas como la "Cesta de monedas" o el Fondo Monetario Internacional alternativo creado por los BRICS suponen el paso de un mundo unipolar a uno multipolar (o bipolar), o si se mira desde el prisma de los EE.UU., o mejor dicho del de su élite económica y poder político, una amenaza a su posición de poder.

Podemos leer y escuchar declaraciones del presidente Obama, declarando la "excepcionalidad" de los EE.UU, en un intento de justificar y enrocarse en esta posición para defenderla al precio que sea. Bajo estas argumentaciones, se construyen políticas como la Doctrina Wolfowitz, con la que básicamente se afirma que cualquier amenaza a su estatus de superpotencia hegemónica, será sujeto de una respuesta unilateral y preventiva, con el fin de mantener su posición privilegiada.

Esto no pretende ser un alegato contra los EE.UU, si no más bien explicar en que situación estamos bloqueados La lucha por el poder, por el control de los recursos energéticos, por las esferas de influencia, han vuelto con la decadencia de la Pax Americana, igual que sucedió con la caída de imperios anteriores, como el Romano, el Ruso o el Británico. Ningún imperio dura para siempre, por mucho que muchos pensadores e ideólogos estadounidenses así lo afirmaran desde sus think tanks en la década de los 90', como es el caso de Fukuyama, y su "Fin de la historia y el último hombre".

La geopolítica ha vuelto para quedarse, y debería basarse en la cooperación y en el debate a nivel internacional, buscando soluciones globales a los retos que nos enfrentamos, no basarse en el enfrentamiento y competencia, ya que ese camino tiene un final muy feo.

Respecto a la actualidad, vemos que los medios de comunicación van alterando el objetivo de su foco, según convenga a quien les dan de comer. Una semana solo oímos sobre Ucrania, las dos siguientes silencio sepulcral (Como después del incidente del Avión MH17). Luego maratón de ISIS y del Estado Islámico, con ejecuciones a cuchillo en directo, a fin de impactar e impresionar al público. La mayoría de análisis sobre estos conflictos en los medios de comunicación cuentan una versión unificada, bastante poco crítica y exhaustiva, por no decir tendenciosa, en mi opinión, con objeto de manipular a la opinión pública occidental. Hemos vivido campañas de demonización de Putin y Rusia, culpabilización sin tapujos de estos, pese a que las investigaciones al respecto no parecen estar muy claras . Ruego a los lectores que se formen una opinión propia respecto a lo sucedido en Ucrania, el MH17 y cualquier otro conflicto, ya que en tiempos de guerra, la primera víctima es la verdad, y como la mayoría ya sabrá, nuestros medios de comunicación se venden al mejor postor, olvidándose de la veracidad de la información.

Campaña de demonización de Vladimir Putin

Sobre el "nuevo" conflicto en Irak-Siria, con el Estado Islámico de por medio, también se puede leer de todo en la red. Desde un punto de vista de intereses económicos y energéticos,  de fondo puede estar el tránsito de gas desde Qatar y Emiratos Árabes, a través de Irak y Siria,  (Gasoducto Nabucco) pero son solo especulaciones que se pueden leer en portales como ZeroHedge.

Tanto Siria, como Ucrania, comparten la característica de ser países de tránsito de gas natural y de petróleo, y por ello, son más sensibles a la aparición de conflictos en estos tiempos de turbulencias geopolíticas . En el caso de Ucrania, podríamos decir que es el patio delantero de Rusia, y se está agitando de forma peligrosa e irresponsable por parte de Occidente. La situación de crisis de Occidente, de la cual no tiene visos de salir a corto plazo, lleva a los que toman decisiones a forzar escenarios como la guerra, para escurrir el bulto, y para la destrucción de la deuda, el "reset". Conociendo como se la gasta esta "élite", no me extrañaría que se buscase un "alivio de la presión demográfica" y de la demanda energética por la vía bélica.

Sobre el tema geopolítico, esta entrevista al profesor Andrés Piqueras en Attac tv me pareció muy completa:

Juego de Imperios
"Las grandes potencias despliegan en tableros de otros países su partida en busca de una redefinición geoestratégica mundial. Son movimientos de una nueva "guerra fría" que - según señala Andrés Piqueras, profesor de Sociología y miembro del Observatorio Internacional de la Crisis- pueden llegar a desencadenar conflictos nucleares localizados.
Irak, Chipre, Libia, Siria; ahora Ucrania y Crimea; más pronto a más tarde, Venezuela. Son algunos de los escenarios donde en forma de golpe de estado, guerra civil o "corralito" financiero, Estados Unidos se resiste a perder su hegemonía, ligada al dólar y al control del petróleo y las materias primas. China y Rusia son los otros actores principales en esta fase de capitalismo mutante que, a riesgo de jugar con el colapso económico y la creación de estados fallidos, puede devenir en capitalismo suicida."

http://www.youtube.com/watch?v=p00MngwZzfI

Además, tenemos abiertos en el mundo muchos más conflictos, menos mediáticos, pero que apuntan en la misma dirección, el alcance de cenit del petróleo, bajadas en el consumo y acceso a la energía. Un ejemplo de este vacío informativo sería Yemen, sobre la que recientemente hemos podido leer sobre la dimisión de su primer ministro después de varios días de conflicto armado en la capital. Miren esta gráfica sobre la producción y consumo de petróleo.


Se trata de un "Canario en la mina", un espejo en el que mirar lo que puede llegar cuando un país agota sus recursos energéticos y es incapaz de financiar o endeudarse para seguir consumiendo.

La verdad es que da verdadero pánico pensar que es muy posible que este sea el escenario futuro para nuestra civilización, si bien, se supone, que cuanto más estructurada, preparada y concienciada este la sociedad de un país, menos traumática será la supuesta transición. Por supuesto, en un escenario energético como el que prevée Gail Tverberg, cuesta imaginar que no haya una disputa encarnizada por los recursos energéticos y su distribución/explotación.


Como cierre de esta entrada, me gustaría disculparme por la frecuencia de posteo y la densidad informativa de los mismo. He recibido consejos y críticas constructivas sobre ello, e intentaré dosificar más las entradas, y ser más conciso. En mi defensa diré, que dada necesidad urgente de concienciación social y la generación de masa crítica, creo que condensar la información puede hacer entender la situación a aquellos interesados en comprender en que momento nos encontramos.

Honestamente, creo que es un poco como el castigo de Sísifo, pero rendirse sin presentar batalla, aunque solo sea intelectual e ideológica, no debería ser una opción. Que no nos quiten el derecho al pataleo.

Un abrazo.

4 comentarios:

  1. Buen material. Muy lúcido y a la vez conciso. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Buenas EltiLti TE (ya me dices otro día de donde has sacado tu nick),

    Un compañero de la asociación me ha recomendado tu blog. La verdad que has resumido en cuatro entradas gran parte de la problemática actual. Bajo la apariencia de un sistema descentralizado hemos creado instituciones que ejercen un gran poder sobre el individuo (negado, al ser impersonal), por ejemplo el llamado paradigma científico. Lo que podemos sacar en conclusión de la respuesta de Politikon al manifiesto "Última llamada", es que las élites del conocimiento siguen pensando (después de la enésima reunión sobre cambio climático y con el tema de la energía como tabú, dejado a la suerte del sistema de precios como gran sustituto de Dios, que sin duda nos salvará a sus criaturas) que no hay ningún problema ambiental. Y si creen que lo hay lo ocultan. Ese es un problema muy grande.

    En fin. Desde la asociación Autonomía y Bienvivir estamos intentando desarrollar un programa que soslaye las principales dificultades del decrecimiento ordenado, de momento basado sobre todo en la economía y la política, pero que tendrá que integrar en un futuro la teoría del desarrollo y la del cambio social.

    Quería invitarte y conocer y criticar nuestras ideas, en nuestra página web

    Autonomía y Bienvivir

    y en un artículo que publicamos hace poco en "The Oil Crash"

    Programa para una "Gran Transoformación"

    Cualquier crítica o aportación nos viene bien.

    un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar