jueves, 16 de octubre de 2014

Energía y Economía. Doce principios básicos

 Traducción de un fantástico y didáctico artículo de Gail Tverberg publicado en su blog personal "Ourfiniteworld"


Existe una visión aceptada y estandarizada sobre la energía y la economía, que puede ser resumida brevemente de la siguiente forma: El crecimiento económico puede continuar indefinidamente; aprenderemos a usar un menor suministro de energía; los precios de la energía subirán; y el mundo se adaptará. Mi punto de vista acerca de como la energía y la economía encajan juntos es muy diferente. Está basado en el principio de alcanzar los límites de un mundo finito. Déjeme explicarle el asunto tal y como lo concibo.

Doce principios básicos sobre energía y economía:

1. Los modelos económicos se vuelven obsoletos, al comenzar a aproximarnos al límite

Vivimos en un mundo finito. A causa de esto, la extracción de fuentes de energía y de recursos en general funciona de una manera para nada intuitiva conforme nos acercamos a los límites. Los economistas han juntado modelos sobre como puede esperarse que actúe la economía, basándose en como la misma economía funciona cuando está alejada de los límites. Desafortunadamente, estos modelos económicos son peor que inservibles conforme se alcanzan los límites, ya que las relaciones modeladas ya no se sostienen. Por ejemplo:

(a) La asunción de que los precios del petróleo subirán conforme los costes de extracción se incrementen no es necesariamente cierta. Por contra, un mundo finito  crea interrelaciones y giros que tienden a mantener los precios del petróleo demasiado bajos a causa de su tensa interconexión con los salarios. Podemos observar esto sucediendo en la actualidad. El periódico “The Telegraph” informó recientemente: “ La deuda de compañías de petróleo y gas se eleva a cotas peligrosas  para cubrir el déficit con liquidez”.

(b) La suposición de que una mayor inversión llevará a unos mejores resultados es cada vez menos certera, ya que la facilidad para extraer recursos (incluyendo petróleo) se ha visto mermada.

(c)  La suposición de que precios más elevados nos conducirán a sueldos más altos ya no se sostiene, al reducirse la posibilidad de extraer recursos de fácil acceso (incluyendo petróleo).

(d) La asunción de que la sustitución será posible cuando haya escasez, es cada vez menos apropiada a causa de las interconexiones con el resto del sistema. Problemas particulares que incluyen  la elevadísima inversión necesaria para tal sustitución, el impacto en el sistema financiero, la escasez al desarrollar simultaneamente diversas áreas (petróleo, metales como el cobre, tierras raras, y agua dulce, por ejemplo). 

      Más información disponible en mi post “Por que los modelos económicos Estándar no funcionan.Nuestra economía es una red interrelacionada.  


2. La energía y otros recursos físicos son integrales para la economía. 
      
      Para hacer cualquier tipo de bien adecuado para el uso humano, tomamos recursos de diversos tipos (a menudo suelo, agua, madera, metales y/o petroquímicos), más una o más fuentes de energía (energía humana, animal, eólica, hidroeléctrica, solar, energía por combustión de madera o combustibles fósiles, y/o electricidad).


Figura 1: Energía de varios tipos es utilizada para transformar materias primas (que son recursos) en productos acabados.




3. Conforme nos aproximamos a los límites, los rendimientos decrecientes llevan al crecimiento de ineficiencias en la producción, en vez de a un crecimiento de la eficiencia. 


Como utilizamos recursos de cualquier tipo, usamos el más fácil (y barato) de obtener como primera opción. Esto nos lleva a una situación de rendimientos decrecientes. En otras palabras, cuantos más recursos son extraídos, la extracción se torna cada vez mas costosa en términos de recursos necesarios, que incluyen al ser humano y otros requerimientos energéticos. Estos retornos decrecientes no disminuyen de una forma lenta y continua. Es más, tiende a suceder una fuerte subida en los costes después de un largo periodo de lento incremento del coste, conforme nos vamos acercando a los límites.




Figura 2. Forma esperada  de la subida del coste de la extracción de recursos energéticos, conforme los suministros disminuyen.



Un ejemplo de este tipo de subida abrupta de los costes es el fuerte aumento de los costes de extracción del petróleo desde el año 2000 (cerca del 12% anual para los “costes de exploración”). Otro es la subida repentina en los costes que tiene lugar cuando una comunidad se encuentra con que debe usar la desalinización para obtener agua dulce, por que los pozos más profundos ya no funcionan más. Otro ejemplo sería la extracción de metales. Conforme la calidad de los metales extraídos decae, la cantidad de residuos materiales se eleva, lentamente al principio, y entonces se eleva exponencialmente conforme la concentración de metal se va aproximando al 0%, como muestra la figura 2.

El cambio brusco en el coste de la extracción causa estragos en los modelos económicos  basados en un largo periodo de lentas subidas en los costes. En un periodo de lentas subidas en los costes, los avances tecnológicos pueden fácilmente compensar la subyacente subida en los costes de extracción, lo cual lleva a una caída de los costes totales. Una vez se aproximan los límites, los avances tecnológicos no pueden compensar completamente las subidas subyacentes. El coste de la inflación ajustada empieza a subir. La economía, en efecto, empieza a perder eficiencia de forma constante. Esto da lugar un marcado contraste entre los costes más bajos y por tanto la aparente mayor eficiencia experimentada en los periodos anteriores.


4.  El consumo energético es integral para “sostener lo nuestro” contra otras especies.

Todas las especies se reproducen con más frecuencia de la necesaria para sustituir a sus padres. La selección natural determina cual sobrevive. Los seres humanos forman parte de esta competición también.

En los últimos 100.000 años, los seres humanos han sido capaces de “ganar” esta competición gracias al aprovechamiento de energías externas de varios tipos (primero quemando biomasa para cocinar los alimentos y mantener el calor, después entrenando perros que ayudaban a cazar). La cantidad de energía aprovechada por los seres humanos ha crecido a lo largo de los años. Los tipos de energía empleada incluyen la esclavitud humana, trabajo de animales de diferente tipo, energía solar, eólica, hidráulica, quema de madera y combustibles fósiles, y electricidad de diversas fuentes.

La población humana se ha disparado, especialmente desde el momento en que los combustibles fósiles comenzaron a utilizarse, alrededor de 1800.

Figura 3. Población mundial basada en los datos del “Atlas de la historia Mundial” de McEvedy & Jones.



Incluso en la actualidad, la población humana sigue creciendo, aunque la tasa de porcentaje se ha ralentizado.

Figura 4. Población mundial, dividida entre EEUU, EU-27 y Japón, y el resto del mundo.



Al ser nuestro mundo es finito, cuanto más grande es el uso de recursos por parte del ser humano, menor es la cantidad de recursos disponibles para otras especies. Hay evidencias de que la sexta extinción masiva de especies empezó en los días del ser humano cazador-recolector, así como su capacidad de usar el fuergo para quemar biomasa y la capacidad de entrenar a perros que les ayudasen a cazar les dió una ventaja sobre el resto de especies.

También, el estrecho acoplamiento de la población humana con el crecimiento del consumo energético históricamente, incluso en la época de cazador-recolector, es dudoso que el desacoplamiento entre el consumo energético y el crecimiento poblacional pueda tener lugar. El consumo energético es necesario para tareas tan diversas como cultivar comida, producir agua potable, controlar microbios y transportar bienes de consumo.

5. Dependemos en una frágil economía auto-organizada que no puede ser fácilmente sustituible.

Los individuos humanos actuando por su cuenta tienen una capacidad muy limitada en la extracción y control de recursos, incluyendo los energéticos. La única manera por la cual este control puede tener lugar es a través de una economía auto-organizada que permita a la gente, empresas y gobiernos trabajar juntos aunando esfuerzos. El desarrollo de una economía auto-organizada comenzó muy proto, ya que los grupos de cazadores recolectores aprendieron pronto a trabajar juntos, quizas a partir de menús compartidos de comida cocinada. Economías más complejas fueron emergiendo conforme funciones adicional iban siendo añadidas. Estas economías han emergido de forma gradual juntas para formar la enorme economía mundial que tenemos hoy en día, incluyendo el comercio y las finanzas internacionales.

Esta economía interconectada tiene la tendencia de crecer, en parte por que la población humana también lo hace, y en parte, por que complejidades más grandes son necesarias para resolver problemas que surgen del mismo crecimiento. Este gigante incrementa gradualmente los negocios y consumidores, cada uno de los cuales toma decisiones basándose en precios y regulaciones en un momento particular.

Figura 5.



Esta economía interconectada es frágil. Puede crecer, pero no decrecer con facilidad, por que la economía está siendo optimizada constantemente en función de las circunstancias del momento. Conforme nuevos productos son desarrollados (por ejemplo, coches), el soporte para las aproximaciones anteriores (como por ejemplo caballos, carros) van desapareciendo. Los sistemas diseñados para la utilización actual, como las tuberías de petróleo o la infraestructura que mantiene Internet, no pueden ser cambiadas con facilidad para acomodarse a un nivel de uso menor. Esta es la causa de que hayamos representado la economía como interconectada, pero hueca por dentro.

Otra razon por la cual la economía no puede encoger es por las inmensas cantidades de deuda existente. Si la economía decrece, el número de quiebras por impago de la deuda se dispararía, y muchos bancos y compañias aseguradoras se verían en una situación financiera muy comprometida. La falta de servicios bancarios y seguros tendría un efecto adverso sobre el comercio local e internacional. 


6. Los límites de un mundo finito ejercen muchas presiones simultáneamente sobre la economía.

Existe un número de caminos por el cual una economía puede alcanzar una situación  compremetida en lo que se refiere a recursos para su población. Mientras todos estos puede que no se den al mismo tiempo, la combinacion de un par resulta mucho peor que la suma de efectos individuales.

a)    Rendimientos decrecientes (esto es, subida de los costes de producción, al marcar nuevos precios el agotamiento) por recursos como agua potable, metales, y combustibles fósiles.

b)   Declinación en la calidad del suelo debido a la erosión, pérdida de contenido mineral o incrementos de la salinidad debido a pobres condiciones de riego.

c)    Crecimiento de la población relativa a la cantidad de tierra cultivable, agua potable, recursos forestales, recursos minerales y otros recursos disponibles.

d)   La necesidad de emplear una parte creciente de los recursos para combatir la polución, relacionada con la extraccion y uso de los mismos.

e)    Necesidad de usar una parte creciente de recursos para mantener la infraestructura construida, como carreteras, tuberías, cableado eléctrico y escuelas.

f)     Necesidad de usar una parte creciente de los recursos para sostener las actividades del gobierno y la cada vez más compleja sociedad.

g)    Decreciente disponibilidad de alimento que es tradicionalmente cazado (pescado), debido al efecto del incremento de la población humana, que supone la sobre-explotación, y la pérdida de hábitat de estas y otras especies.


 
7. Nuestros problemas actuales son preocupantemente similares a los problemas experimentado por civilizaciones anteriores antes de que colapsaran. 

     En el pasado, ha habido civilizaciones qye estaban confinadas en un área limitada para su crecimiento que creció por un tiempo, y tras ello colapsaron una vez la disponibilidad de recursos declinó, o la población sobrepaso los recursos. Estos problemas llevaron a una situación de retornos decrecientes, similar a los problemas que estamos experimentando hoy en día. Sabemos por estudios de estás civilizaciones anteriores, como los retornos decrecientes se manifiestan. Esto incluye:

a)    Reducción de la disponibilidad de trabajo y menores salarios, especialmente para los nuevos trabajadores entrando en el mercado de trabajo.

b)   Aumento del precio de los alimentos.

c)    Demandas crecientes de servicios a los gobiernos, a causa de a) y b)

d)   Grandes desigualdades en la distribución de la riqueza, ya que los nuevos trabajadores tienen muy complicado encontrar trabajos bien pagados.

e)    Capacidad decreciente en la capacidad de los gobiernos para recaudar suficientes impuestos de los trabajadores comunes que cada vez producen menos (debido a los retornos decrecientes) y por ello, reciben sueldos menores.

f)     Aumento de la dependencia por el endeudamiento.

g)    Incremento de las posibilidades de guerras en lucha por recursos energéticos, al estar uno de los contendientes escaso de recursos e intentar arrebatárselo a otro.

h)   Eventual decrecimiento de la población. Esto tiene lugar por dos razones: Como los salarios bajan y los impuestos necesarios aumentan, los trabajadores se encuentran con la dificultad creciente de obtener alimentos para una dieta adecuada. Como resultado, algunos se vuelven más susceptibles a epidemias y enfermedades. El verse involucrados en guerras por los recursos también afecta a la tasa de mortalidad.


Cuando el colapso llega, no viene todo a la vez. Un periodo de largo crecimiento se sucede con uno de estancamiento, antes de un periodo de varios años de crisis tenga lugar.

Figura 6: Forma típica de un ciclo Secular, basado en los estudios de P. Turchin y S. Nefedov.




Empezamos el ciclo de crecimiento económico cuando comenzamos a emplear combustibles fósiles de forma significativa, allá por 1800. El periodo de estancamiento empezó, al menos en las economías industrializadas, cuando los precios del petróleo se dispararon en los años 70. Los países menos industrializados han tenido la capacidad de continuar creciemiento por más tiempo. Nuestra situación es seguramente muy diferente a la de otras civilizaciones anteriores, debido a que ellas no tenían dependencia con respecto a los combustibles fósiles. Habilidades pre-colapso tendían a ser útiles post colapso, porqué no había cambio real en las fuentes de energía empleadas. La pérdida de los combustibles fósiles cambiaría considerablemente la dinámica del resultado, ya que la mayoría de puestos de trabajo se quedarían obsoletos.

La mayoría de modelos utilizados por los economistas asumen que las condiciones del periodo de crecimiento, o el periodo de estancamiento continuará para siempre. Este tipo de modelos ignoran los puntos de inflexión.



8. El modelado subyacente del libro “Los límites del crecimiento” muestra  por que puede esperarse que el agotamiento que conduzca a la disminución del crecimiento. También enseña por que extraer todos los recursos que parecen disponibles es seguramente imposible.

También sabemos por el análisis plasmado en el libro “Los límites del crecimiento” (escrito por Donella Meadows y otros, publicado en 1972) que la creciente demanda de los puntos listados anteriormente, desde 6a hasta 6g, consumirán una parte cada vez mayor de los recursos producidos. Esta dinámica hace muy difícil producir los suficientes recursos adicionales que permitirían mantener el crecimiento. Los autores informaron que el modo de comportamiento del sistema modelado sería de sobrepaso y colapso.

El análisis de 1972 no incluía el sistema financiero, y por tanto la deuda y el pago de los intereses de la misma. Lo más cerca que llega de hacer un modelado económico es un análisis del capital industrial, que describe como factorias, máquinas y otros “cosas” físicas necesarias para extraer recursos y producir bienes de consumo. Llega a la conclusión de que la incapacidad de producir el suficiente capital industrial es probablemente un cuello de botella que llegaría mucho antes de que los recursos de la tierra se agotasen.

Como ejemplo, en el mundo de hoy en día, parece haber una cantidad brutal de petróleo muy pesado que puede ser extraido por presión a vapor de la tierra en muchos lugares, incluyendo Canadá y Venezuela. (La existencia de un petróleo tan pesado es una de las razones por las que el ratio de reservas para producción de pretróleo parezca elevado). Para extraer este combustible de la tierra rápidamente, se requieren una gran inversión física en un periodo muy corto de tiempo. Como cuestión práctica, no podemos construir toda la infrastructura física necesaria (tuberías, conductos, equipamiento de presión a vapor y de refinación) sin cortar duramente los recursos necesarios para hacer “crecer” al resto de la economía. Un problema similar sucedería probablemente si intentásemos construir la infraestructura necesaria para la extracción y suministro de petróleo y gas obtenido utilizando el fracking.



9. Nuestra verdadera preocupación debería de ser el colapso causado por alcanzar los límites de muchas maneras, no el lento declive reflejado en la curva de Hubbert.

Una razón por la que estar preocupado por el colapso es la similitud de los problemas que muestra economía actual esta experimientando con anteriores economías que colapsaron, como hemos discutido en el punto 7. Otra razón para estar preocupado se basa en la observación desde la física de que una economía es una “estructura disipativa”, al igual que los huracanes, y como también lo es el ser humano. Estas estructuras disipativas tienen un periodo de vida finito.

Preocuparse sobre un futuro colapso es muy diferente a estar preocupado sobre que uno u otro recurso disminuya describiendo una simétrica curva de Hubbert. La visión que muestra como recursos como el petróleo decrecerán gradualmente en lo que a disponibilidad se refiere, una vez alcanzada la extracción del 50% de sus reservas refleja el mejor escenario posible, donde un perfecto reemplazo (barato y abundante) sustituye al recurso que está disminuyendo, de forma que la economía no se ve afectada. Hubbert ilustró este tipo de situación que el conceptualizó con el gráfico siguiente:
Figura 7. Figura del artículo de  Hubbert e 1956 “Energía nuclear y combustibles fósiles”.

10. Hay un vínculo estrecho entre la cantidad de petróleo y energía total consumida, y el crecimiento económico.

Este estrecho vínculo es evidente en los datos históricos:

Figura 8. Comparación de la media de crecimiento cada 3 años y el PIB real del mundo, y el suministro de petróleo y energía.





La relación entre energía y economía viene por ambos lados, suministro y demanda.

Con respecto al suministro, se toma energía de muchos tipos para producir bienes y servicios de todo tipo. Esto se ha discutido anteriormente en el punto 2.

Con respecto a la demanda:

a)    La gente que gana buenos salarios (indirectamente a través de la producción de bienes y servicios a partir de productos energéticos) puede permitirse la compra de productos empleando energía.
b)   A causa de que los consumidores pagan impuestos y compran bienes y servicios, el crecimiento en la demanda procedente de sueldos suficientes fluye hacia gobiernos y empresas.
c)    Sueldos más elevados permiten mayor endeudamiento, y mayor endeudamiento también incrementa la demanda.
d)   La demanda creciente aumenta el precio de los recursos necesarios para realizar un producto con mayor demanda, haciendo que sea necesaria más extracción de ese determinado recurso. 



11. Necesitamos un creciente suministro de energía barata para mantener el crecimiento económico.

Esto puede observarse de diferentes formas:

a)    A día de hoy, todos los países compiten en el mercado global. Si un país utiliza una fuente de energía cara (digamos petróleo caro o renovables) debe competir con otros países que usan combustibles más baratos (como el carbón). El precio elevado de la energía deja al país con altos costes energéticos en una posición de severa desventaja competitiva, empujándole hacia una contracción económica.
b)   Parte de la energía consumida por el mundo viene de forma “gratuita” desde el sol. Esta energía solar ni siquiera es distribuida uniformemente: las áreas cálidas del mundo reciben una cantidad considerablemente mayor de esta energía que las áreas frias. Las áreas frías del mundo se ven forzadas a compensar esta falta de energía solar gratuita mediante la construcción de más edificaciones y dotando a estos de sistemas más potentes de calefacción. Estos también más propensos a usar vehículos cubiertos, que son más costosos que digamos, caminar o utilizar la bicicleta.

Antiguamente, en la época pre-petróleo, las áreas cálidas del mundo predominaron en lo que a desarrollo económico se refiere. Las zonas frías del mundo “salieron adelante” cuando sus propios bosques empezaron sufrir escasez de madera, necesaria para proporcionar energía calorífica, y aprendieron a utilizar el carbón en su lugar. El conocimiento adquirido sobre la utilización del carbón para el calentamiento del hogar, fue rápidamente transferido al entorno industrial. Como las áreas cálidas del mundo no estaban industrializadas, las países del norte fueron capaces de emerger económicamente. La ventaja de los países fríos e industrializados creció conforme aprendieron a utilizar el petróleo y el gas natural. Pero una vez el petróleo y el gas natural se tornaron caros, y la industrialización se expandió por todo el mundo, los países cálidos recuperaron su ventaja.

c)    Salarios, costes energéticos (no humanos), y costes de financiación son los principales contribuyentes al coste de producción de bienes y servicios. Cuando el coste energético se eleva, esta subida pone presión sobre ambas, salarios y tasas de interés (al determinar las tasas de interés los costes de financiación), por que las empresas necesitan mantener el coste total de bienes y servicios lo más bajos posibles, para que los consumidores tengan acceso a sus productos. Esto sucede porque los salarios no suben y los precios de la energía si lo hacen. De hecho, la presión  para mantener el coste total de los bienes bajo crea una presión para reducir salarios cuando los precios del petróleo están altos (quizás deslocalizando la empresa a un país más barato), así como añade presión para mantener las tasas de interés bajas.
d)   Si echamos un vistazo a los datos históricos de EE.UU., los salarios han tendido a subir fuertemente (en términos de inflación ajustada) cuando los precios del petróleo eran menores de 40-50$ el barril, pero han tendido a estancarse cuando el precio del petróleo era superior a ese rango.

Figura 9. Salario medio en 2012 comparado con el precio del petróleo Brent


  



12. Precios demasiado bajos para los productores puede ser una preocupación seria. Estos precios   tan bajos tienen lugar por que el precio del petróleo se convierte en inaccesible. En el lenguaje de los economístas, la demanda de petróleo cae demasiado bajo.

Una creencia común es que nuestra preocupación debe ser que los precios del petróleo están demasiado altos, y eso estrangula a la economía. Una preocupación mucho más grande debe ser que el precio del petróleo baje demasido desincentivando la inversión. Unos precios tan bajos podrían incentivar disturbios civiles en naciones exportadoras, ya que los gobiernos de estos países dependen de los ingresos fiscales disponibles cuando los precios del petróleo son elevados, para así equilibrar sus presupuestos.

Puede ser fácilmente observable que precios elevados del petroleo estrangulan las economías de países importadores. Los salarios de los consumidores dan para menos en lo que se refiere a compras de bienes básicos como comida (que es cultivada y distribuida utilizando petróleo) y en el transporte hacia el trabajo. Precios más elevados en productos básicos provoca que los consumidores corten drásticamente sus gastos, como por ejemplo la compra de vivienda, coche nuevo o salir a comer por ahí. Esto, a su vez provoca despidos de trabajadores, y a la caída de precios de la vivienda. Las quiebras por deuda suceden más a menudo, debido a que los trabajadores despedidos tienen dificultades para pagar sus préstamos. Nuestra experiencia en el periodo de 2007-2009 nos muestra que estos impactos, rápidamente llevó a una severa recesión y a la caída de los precios del petróleo.

La situación que estamos viviendo actualmente es la opuesta: precios demasiado bajos para los productores de pretróleo. Estos bajos precios están contribuyendo a la agitación que vemos en Oriente Medio. Los precios bajos del petróleo también contribuyen a la firme respuesta rusa de defender sus intereses, incluso de forma beligerante si fuese necesario, ya que necesita los precios del petróleo altos para poder mantener sus presupuestos.

Conclusión

Parecemos estar en riesgo de entrar, de diferentes maneras en un escenario de colapso, ya experimentado por muchas civilizaciones anteriores a la nuestra.
Una de las áreas de riesgo es que las tasas de interés suban, conforme la Expansión Cuantitativa (QE) y las políticas de “Tasa de interés 0” llevadas a cabo desde 2008 se van erosionado. Las tasas de interés ultra-bajas son necesarias para mantener los productos a un precio asequible, ya que el elevado coste del petróleo (relativo al salario del consumidor) realmente no ha desaparecido.

Otro de los puntos de riesgo es el incremento de las quiebras. Un ejemplo sucede cuando los prestatarios de los préstamos estudiantiles no pueden hacer frente a los pagos con sus escasos salarios. Otro elemplo es China con la financiación de su reciente gran expansión de su deuda. Un tercer ejemplo es la posibilidad de que empresas extractoras de recursos se encuentren con la imposibilidad de pagar sus deudas con los precios tan (relativamente) bajos de los recursos.

Otro riesgo son los desastres naturales. Se necesitan excedentes para poder lidiar con estos desastres. Conforme nos aproximamos a los límites, se vuelve más difícil mitigar los efectos de un gran huracn o un terremoto.

Claramente, la pérdida de producción petrolera debida al conflicto en Oriente Medio, o en otro país productor, es una preocupación.

Esta lista no es de ninguna manera exhaustiva. Muchas economías se encuentran “al límite” ahora mismo. Noticias recientes indican que Alemania entra en recesión, así como Japón. Una economía cayendo arrastraría a otras con ella.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada