jueves, 2 de octubre de 2014

Medios de Desinformación y la Distopía Orweliana

Uno de los calificativos que recibe la sociedad actual es "La sociedad de la información", y sin duda, es bastante acertado, pero ¿Qué efecto tiene tal cantidad de información? ¿Quién nos la proporciona y cómo? ¿Se pueden moldear las respuestas y conductas sociales a través de los medios de comunicación de masas?

Realmente, sufrimos un bombardeo informativo tanto por parte de los medios clásicos, como la televisión y la prensa, como de Internet. Lo que diferencia a ambos, es la diversidad de la información en cada uno.

Por un lado, en Internet se encuentra información diversa, eso si, se hace harto complicado diferenciar entre el grano y la paja, lo cual no hace más que aumentar el ruido de fondo, dificultando encontrar información de calidad en un océano de opiniones de lo más variopinta. En este sentido, el papel de las redes sociales hace una gran labor, al entramarse redes de colaboración, en las que se pueden desgranar y debatir noticias, enriqueciéndose los lectores de la actividad de los participantes, llegando a un nivel de información interactiva, pensamiento colaborativo e inteligencia colectiva, que reduce de forma muy significativa el tiempo necesario para elaborar análisis y digerir las sucesivas noticias y eventos que van surgiendo. Por lo que se puede afirmar, que las redes sociales, bien utilizadas por supuesto, pueden servir de tamiz informativo.




Por contra, los llamados mass-media, como la televisión y los periódicos, vierten una información homogénea, en muchos aspectos de gran importancia, y manejan unos tiempos y estándares de los que no suelen salirse. Esta uniformidad informativa provoca un gran sesgo en la información recibida por aquellos grupos sociales que por edad o nivel socioeconómico, no tienen acceso a la información variada en la red, y por lo tanto condiciona sus ideas, creencias y respuestas ante los acontecimientos que van sucediéndose.

Esta falta de variedad informativa dentro de los medios habituales no es casualidad, y es que un gran porcentaje (según diversas fuentes un 90%) de los medios pertenecen a entre 6 y 10 grandes corporaciones mediáticas. Estas controlan el flujo y las líneas de información que a las que se da voz y a las que no, según les interese generar un tipo de opinión pública o no. Obviamente, podemos observar que estos medios clásicos se encuentran en plena decadencia, sobre todo la prensa escrita en papel. Vemos como grandes periódicos son reabsorbidos por fondos de invesión, como en el caso de El País, o intentos  de cambiar el formato y hacer de pago el servicio como en El Mundo. Aunque de fondo lo que hay es una crisis del periodismo en si, ya que la vocación informativa, crítica y veraz, es algo que difícilmente encontraremos en una de estas grandes plataformas mediáticas, que cada día son más un simple altavoz de la mano que les sostiene su ruinoso negocio. Dejo un podcast muy bueno al final de la entrada sobre los medios de comunicación en la actualidad (1)


Corporaciones mediáticas en los EE.UU: 6 grandes clusters controlan un 90% del total formando un oligopolio


 ¿Y qué tiene que ver esto con "La encrucijada sistémica"?

Pues la verdad es que es de gran importancia, ya que a través de los medios se condiciona y dirige la opinión pública, al servicio de grupos de presión o lobbies que puedan se puedan permitir "ganarse" esa influencia en unos medios en una situación económica precaria, y que por lo tanto, se venden al mejor postor, dejando de lado cualquier indicio de ética periodística. Aunque no lo creamos, una opinión pública crítica y con fuertes convicciones podría ser capaz de forzar grandes cambios sociales, económicos y por lo tanto sistémicos. Pero claro, para ello también seria necesario poner en práctica esa conciencia, y exigir públicamente los cambios deseados.

Respecto al condicionamiento por parte de los medios, observamos dos estrategias en temas de capital relevancia en el momento actual:

Silenciamiento o censura: Observable en temas como la crisis energética y el Peak Oil. Temas de gran importancia que apenas tienen espacio en los medios de comunicación, y que en ocasiones son hasta ridiculizados, tachando de agoreros o lunáticos a aquellas personas que tratan de divulgar sobre el tema. Y claro, soluciones y perspectivas que suponen un cambio de paradigma, como el decrecimiento suponen una amenaza real contra el statu quo y el sacrosanto crecimiento económico, el mismo que casualmente sostiene y susurra a los oídos de los medios de comunicación de masas. Si alguna de estas corrientes alcanza suficiente voz, es cuando se pasa de ningunear a atacar y ridiculizar, de todas las formas imaginables. En mi experiencia en la red, he tenido situaciones de este tipo muy curiosas, en las que han intentado ridiculizar argumentos intentando meter en el debate temas absurdos y magufos, con el objetivo de desacreditar argumentaciones reales y con base científica. Las falacias del hombre de paja son ampliamente utilizadas para descontextualizar y deformar las argumentaciones de los contendientes.




Manipulación y propaganda: La desinformación y la publicación de noticias tendenciosas con el fin de modificar la opinión pública en una determinada dirección es algo tangible en el presente, y usado repetidamente a lo largo de la historia, sobre en temas de guerra (2). Este tipo de propaganda de guerra está muy de actualidad, como comentamos en una entrada anterior. Ayer vi una breve entrevista a Udo Ulfkotte periodista y autor de un libro que se ha convertido en best seller en Alemania que trata sobre la cautividad de los medios occidentales frente a intereses concretos "Periodismo vendido. Cómo Políticos, Inteligencia y la alta Finanza controlan los medios de comunicación alemanes", que es cuanto menos esclarecedora. Todo esto debemos de tenerlo en cuenta a la hora de digerir las noticias sobre temas candentes como Ucrania o ISIS, y como se utilizan para forzar comportamientos, respuestas sociales y aceptación de políticas sobre las que la opinión pública en un entorno sin presión mediática tendría una postura diferente. Por ejemplo la demonización de Vladimir Putin y las consecutivas tandas de sanciones que han dañado la ya de por sí maltrecha situación económica europea.

 Un ejemplo que combina ambas estrategias, silenciamiento y manipulación seria la llamada Guerra contra el Terrorismo o War on Terror que comenzó ya hace más de 10 años con el atentado del 11 de Septiembre. Este evento facilitó la aceptación pública de cambios profundos que incluyen desde la invasión de países con la excusa del terrorismo o las famosas "Armas de destrucción masiva" que supuestamente tenía Sadam Hussein en Irak, y que sirvió de pretexto para la intervención bélica, hasta restricciones en las libertades individuales en los países occidentales, desde el control en aeropuertos al espionaje por medio de la NSA y otras agencias a prácticamente todo el mundo, que Edward Snowden reveló a la opinión pública, y le llevo a tener que exiliarse por ello. Hay muchas voces que piensan que detrás de la Guerra contra el Terrorismo hay un contexto energético, que han llevado a Guerras por los recursos energéticos en numerosos países en Oriente Medio y en otras regiones. De vender estas guerras, se encargan los medios, mamporreros de sus amos, que lanzan su mensaje al más puro estilo IngSoc y su Ministerio de la Verdad:


"La Guerra es la Paz. La Ignorancia es la Fuerza. La Libertad es la Esclavitud"


Como referencia, el reportaje/documental con entrevistas "Oil Smoke and Mirrors"(4) , que esboza la realidad distópica Orweliana en la que estamos imbuidos. Relaciona temas como la "War on terror" y sus aplicaciones posteriores, el fin del petróleo barato, el colapso del sistema económico basado en el crecimiento perpetuo y la negación mediática, política y del mismo ser humano. Entre los entrevistados hay ex-ministros (Británico y Alemán), un ex-agente de M16, varios científicos y activistas del tema del Peak Oil.


La manipulación no es algo exclusivo de Occidente, ni mucho menos, pero la cohesión e impacto informativo es probablemente mucho mayor que en otras zonas. Hay numerosos vídeos de propaganda Rusa sobre el conflicto en Ucrania (5), con lecturas muy interesantes para el público occidental, ya que en muchos casos es mucho más directa y habla sin tapujos de temas tabú que nuestros medios no tocan por motivos obvios.

Es probable que con la irrupción de Internet, los medios de comunicación habituales estén abocados a morir, pero no en un corto plazo, que es cuando vamos a tener que tomar decisiones colectivas importantes. Por ello, es necesario saber como filtrar la información, y así evitar el sesgo a la hora de elaborar nuestra propia opinión ante temas que probablemente sean decisivos respecto al futuro que nos ha tocado vivir.



¿Hasta cuando nos vamos a dejar pastorear como si fuésemos rebaño de ovejas?





Referencias;

(1) La Linterna de Diógenes: Capitalismo y Medios de Comunicación (Ciclo completo)
(2) Entrevista: War, Media Propaganda and the Police State - Prof. James F. Tracy
(3) Entrevista a Udo Ulfkotte en RT
(4) Documental: Oil, smoke and mirrors
(5) Propaganda Rusa: "Why US needs a major war in Europe?"

2 comentarios:

  1. Estupendo artículo. Hace unos años se hizo popular un diagrama sobre la propiedad de los medios de comunicación en España que quizá conozcas. Está desactualizado pero puede servir para seguirles la pista a algunos. Se ha ido añadiendo información en los comentarios: http://esmola.wordpress.com/2012/07/09/los-duenos-de-la-informacion-ii/
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ecora :)

      Si, conocía el gráfico! Además, ahora muchos de esos medios han sido absorbidos por grandes fondos de inversión, así que más de lo mismo...

      Saludos.

      Eliminar